jueves, 26 de agosto de 2010

Opinión: El baloncesto de formación

¿EDUCAMOS O COMPETIMOS?

SACRIFICAR LA FORMACIÓN POR RESULTADOS INMEDIATOS ES CONDENAR AL NIÑO

Voy a divagar, teorizar, o dar una opinión sobre un tema manido y que seguro que muchos de los que entráis tenéis vuestra opinión formada. Hablo del minibásket y sus normas, y sobre todo del "quien hace la ley hace la trampa".

No soy un entrenador, pero si que como docente que soy, si que tengo una opinión formada a lo largo de los años. Y lo más claro en este sentido es que en cuanto a enseñanza deportiva, hasta los 12 años se le debe ofrecer al niño una enseñanza multilateral, es decir que pueda aplicar a otros deportes. Podemos desarrollarlo mediante juegos predeportivos (como por ejemplo "los diez pases") o mediante un propio deporte, pero en el que trabajas conceptos que puedes aplicar a otros.

¿Y en qué se traduce ésto? Pues conceptos tácticos sencillos: colocación, que no vayan todos detrás del balón, ocupación del espacio, defensa al hombre, correr el contraataque... Es decir, cosas muy básicas y las teorías más aceptadas dicen que ésto es prioritario por encima de la técnica, con la que no debemos obsesionarnos.

El baloncesto nos sirve a desarrollar estos conceptos, y lo que se nos dice también es que en primaria nos debemos obsesionarnos con por ejemplo la mecánica de tiro. Ya habrá tiempo a partir de infantiles de pefeccionar detalles.

Todo este rollo previo me lleva a introducir algunos comportamientos que hemos visto en muchos sitios en el baloncesto en formación y que no ayudan en absoluto. Todos queremos ganar, y quien diga que no, miente, pero hay que tener claro que en estas edades es cuando más vamos a influir en nuestros alumnos / jugadores y el trabajo debe ser de formación y a largo plazo.

Vamos con ejemplos puntuales y cómo lo veo.

LAS TAN MANIDAS DEFENSAS ZONALES

"Las defensas zonales están prohibidas en minibásket". Pero también es cierto que en la ley está la trampa y por desgracia en la mayoría de competiciones escolares que asisto, los árbitros son gente voluntaria y muy joven que te puede diferenciar lo que es una falta pero que muchas veces no diferencia una zona de lo que no és, y si el entrenador contrario protesta a veces no sabe ni de lo que le está hablando. La cuestión está en la ética de cada monitor.

Lo más escandaloso es la tradicional zona 2-3 y más si estos jugadores están plantados en su parcela correspondiente. No digamos si nos encontramos con el niño alto al que se le pone debajo de canasta, el entrenador le dice que no se mueva de ahí y tiene una gran ventaja porque casi llega al aro.

El niño en cuestión es un crack porque levanta los brazos y ya coge el rebote. Y lo gracioso es que hablas con el monitor y te dan escusas del tipo: "es que es un vago y es él quien no quiere moverse", en vez de reconocer esas vergonzosas órdenes que no buscan otra cosa que la victoria inmediata.

¿Os habéis encontrado con este caso? Yo también y por desgracia la consecuencia es que el niño se convierte en un torpe motriz por acomodarlo en minibásket y se queda sin recursos en infantiles con la canasta grande. Y todo deriva en frustración para un niño que tarda bien poco en abandonar el baloncesto. Démosle gracias a su anterior monitor.

Aparte están las zonas disfrazadas. Aquí el problema es que se les mete un trabajo considerable en táctica defensiva, saltándose la "individual". La traducción: Una telaraña para el equipo rival que no va saber superar en el caso de no haber trabajado como se ataca. Por otra parte, ¿ese niño que defiende en zona ya tiene una base táctica lo suficientemente sólida para empezar a trabajar en este sentido?

La respuesta del monitor al que le descubres la trampa es en general la misma: Hacerse el ofendido y el indignado. "No tienes ni puta idea de lo que dices. Me limito a enseñarles a saltar y cambiar".
Frase pronunciada por una monitora en un partido donde estaba haciendo una zona-press y el otro entrenador protestó, teniendo al final que recurrir a soluciones de urgencia que no había trabajado para atacar esa defensa y evitar que sus niños se fuesen frustrados para casa ante la avalancha sufrida (no os penseis que tuvo la consideración de quitar la zona press cuando ganaba de paliza).

Otro entrenador ante este mismo equipo, decidió decir a uno de sus jugadores que se fuera el solo a la otra canasta, para ver si le seguía su defensor. Imaginaros el resultado del experimento y lo ofendida que estaba esta monitora.

Pero lo realmente curioso es que ésto ocurrió en un torneo, en el que el equipo de dicha monitora llegó a la final, con mucho público en la grada y ahí defendió claramente en ¡¡individual!! y sin su gran trabajo de conceptos como "saltar y cambiar".

A igual que este ejemplo, encontramos otros como "no es una zona, me limito a trabajar en mis niños lo que es estar en posición de ayuda". Y todo ésto con todo el equipo basculado hacia el balón y en el lado debil jugadores atacantes abiertos y a cinco metros de su defensor, que por supuesto no le sigue en sus movimientos.

Son recursos que utilizan determinados monitores, pero me da que nos estamos cargando muy pronto la esencia del minibásket en estas edades. Y por eso también adoro competiciones como el 3x3 donde el juego se simplifica y estamos ante el baloncesto en sus estadios iniciales y libre de todas estas cuestiones. También hay problemas, pero son de otro tipo.

Y toda esta retahíla para llegar a la conclusión de los perjuicios del salto a infantiles, donde ya están permitidas sin límites las defensas zonales. ¿Se debe ver algo en mini para llegar mínimamente preparados a infantiles? Pienso que los resultados pasan a un segundo plano, y ya tendremos tiempo a partir de infantiles de de profundizar en lo qué es una defensa zonal y sobre todo como se ataca.

Igual soy un idealista, pero pienso que la defensa zonal no se debería emplear hasta cadete. Eso va en la idea de cada uno, pero por supuesto que en minibásket en absoluto.

LA PRESIÓN EN TODA CANCHA

Parto de la base de que es una defensa a la que no todos los equipos están preparados para mantenerla durante muchos minutos en un partido. Requiere unas condiciones físicas considerables para pasarte 40 minutos haciendo ese esfuerzo.

Ahora bien, si mi equipo está capacitado, ¿por qué no? Me parece un concepto defensivo muy básico que se puede trabajar desde muy pronto: La presión en toda cancha para priorizar la recuperación del balón, seguido del repliegue y la defensa en estático. Es decir, son fases diferenciadas de la defensa que veo bien que los niños las vean.

Eso sí, el límite está en la ética de cada uno. Y no resulta ético presionar todo el partido a un equipo sensiblemente inferior y que igual no le estoy dejando pasar del medio campo ¿Qué ganamos con eso? Los que presionan nada en absoluto ya que lo tienen muy fácil, y los contrarios una humillación que puede inducir en la desmotivación y que igual algún niño no quiera volver.

Una solución lógica puede pasar por comenzar presionando y cuando ya se haya abierto brecha en el marcador, retirarla, y es lo que hace la mayoría de la gente. Pero no podemos ampararnos en cuestiones como "yo tengo que presionar los 40 minutos porque es lo que quiero que trabaje mi equipo". ¿Van a aprender algo tus niños? Si no encuentro partidos de nivel en mi liga, igual tengo que buscar rivales más fuertes para jugar amistosos.

Pero vuelvo a defender que veo conveniente trabajar la presión ya a estas edades. Sé que en algunos lugares está prohibida en las competiciones; también lo puedo llegar a entender, aunque deberían ser los monitores los que sepan dónde está el límite.

LAS HUMILLACIONES INCONSCIENTES

¿Qué quereis que os diga? Ejemplos como los que voy a exponer me parecen mucho más peores y humillantes. Hasta el punto de poder hablar de menosprecio, aunque el rival diga que es un gesto de cortesía (que, ojo, realmente puede estar pensándolo así).

A lo largo de los años he llegado a ver casos como que el entrenador diga a sus jugadoras que defiendan con las manos a la espalda y se crea realmente que es un gesto de cortesía. La sensación desde la grada para mí es la contraria: Un equipo con serias dificultades incluso para botar el balón y el rival que acentúa su defecto de esta forma.

Otro ejemplo ha sido el de equipos a los que el entrenador les dice que ataquen a canasta sin utilizar el bote (algo así como jugar a los diez pases pero finalizando con un tiro en estático o entrada a canasta). Esto lo he visto unas cuantas veces y en varios equipos.

La explicación es que el rival es inferior, que se le da una ventaja, y que le sirve como entrenamiento. La sensación sobre todo ante equipos que no saben colocarse en defensa, es de que estamos jugando a "pato mareado" con ellos.

Es cierto que el ejercicio de atacar sin usar el bote resulta muy útil, pero por favor, hagámoslo en nuestros entrenamientos y no en un partido ante un rival muy inferior.

En definitiva, reflexiones que uno tiene en voz alta... Estaré encantado de conocer vuestras opiniones y si de paso queréis darla en este blog seréis bienvenidos y publicados.

Rubén Fernández
(Blogspot Bierzobásket)

Foto: Web de la consejería de Educación de la Junta de Castilla La Mancha

0 comentarios:

Publicar un comentario

Pretende ser este un espacio abierto de opinión,siempre desde el respeto. Aquellos que impliquen insultos, vejaciones, injurias, menosprecios... serán automáticamente eliminados