lunes, 14 de abril de 2014

Opinión

SOBRE EL INCIDENTE DEL ÚLTIMO CUARTO

ALGUNOS COMENTARIOS SURGIDOS EN SALAMANCA HAN SIDO CRÍTICOS CON LA ENTRENADORA AYUDANTE DE BEMBIBRE

Ha pasado un día del fin de una emotiva e historica serie de semifinales entre Perfumerias Avenida y Embutidos Pajariel Bembibre. Lo que se ha vivido es mágico y pensamos que Bembibre se ha ganado la admiración de todos. El derroche de las de Chiqui Barros y el apoyo de la afición ha sido alabado y el reconocimiento desde el propio Perfumerías Avenida y la ovación que se volvió a repetir con todo "Wurzburg" gritando "Bembibre, Bembibre" es lo más bonito de este deporte. 

 Hay muchas cosas positivas y motivos de comunión entre los dos clubes y aficiones desde ahora. Y por ello, en una serie que resultó apretada y donde Avenida tuvo que ir al límite para pasar a la final, hubo momentos de tensión en la cancha pero estamos convencidos de que "lo que pasa en la pista queda en la pista".

Pensábamos en no hablar de determinadas cosas que sucedieron porque realmente son anécdotas para una serie maravillosa. Pero hoy nos hemos despertado con algunas cronicas en Salamanca (hay que decir que una parte) donde se censura y critica la reacción de la segunda entrenadora de Bembibre, Raquel Álvarez, tras la brecha en la ceja de la capitana del equipo, Esther Montenegro. Incluso en algún caso se le ha dedicado una noticia en exclusiva a este incidente.

Así todo al ver eso publicado, creemos que hay que matizar algunas cosas. Hay que buscar el antecedente en una falta en los primeros minutos del partido sobre "Shay" Murphy, con la americana tendida en el suelo. En esa ocasión, el médico del Avenida saltó inmediatamente a la pista y a la carrera, comprobándose que en un par de minutos la jugadora pudo volver a la pista. 

Y la polémica surge cuando a cuatro minutos del final del partido, Monty recibe un golpe abriéndole una brecha en la ceja y saliendo inmediatamente al banquillo. En ese momento el equipo berciano reclamó la presencia del galeno del Avenida (recordamos que el equipo local tiene la obligación de poner un médico a disposición del visitante y los arbitros). 

Cuando se produjo la reacción de Raquel Álvarez, Carlos Moreno seguía sentado en el banquillo, probablemente ni se enteró pero al levantarse acudió con bastante calma y en estas se produjo la reacción.  En ese instante se interpretó el gesto como de pasividad y sentó mal al recordarse las prisas con las que el médico saltó a la pista a atender a "Shay" Murphy.

A partir de ahí se originó una tangana en la que se dijo de todo de un lado y de otro. No pasó a mayores, la segunda entrenadora de Bembibre recibió una técnica y Monty fue atendida correctamente de su brecha. En cualquier caso, podemos decir que nosotros sí conocemos a Raquel Álvarez y sabemos como es después de cuatro temporadas, por lo que nos resulta injusto que se le haya señalado en una serie que tuvo momentos de tensión en la pista y donde a lo mejor hubo otros comportamientos reprobables que no saltaron a la vista pero que hay que entender como lances de un partido.

Por nuestra parte, tema zanjado pero había que aclarar informaciones que nos llegan de fuentes cercanas al club. Lo dicho, lo que pasa en el campo queda en el campo y lo más importante es que hemos vivido una serie maravillosa y que Bembibre ha dado guerra a un señor equipo y club como es Avenida. Uno de los mejores de Europa.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Pretende ser este un espacio abierto de opinión,siempre desde el respeto. Aquellos que impliquen insultos, vejaciones, injurias, menosprecios... serán automáticamente eliminados