martes, 20 de mayo de 2014

Entrevista a "Chiqui" Barros en "Tómate tu tiempo" (Onda Bierzo-Onda Cero Radio)

"CHIQUI" AL NATURAL

EL ENTRENADOR DE EMBUTIDOS PAJARIEL BEMBIBRE PDM SE HABLÓ DE SUS RECUERDOS DE NIÑEZ EN FERROL, SU AFICIÓN POR LOS CELTICS Y EL SPORTING Y LA RELACIÓN DEL ENTRENADOR CON SUS JUGADORAS

Esta tarde, en "Tómate tu tiempo" el magazine de Onda Bierzo-Onda Cero Radio, "Chiqui" Barros habló de diferentes temas, desde los de más actualidad, hasta aquellos más personales en los que se vio al ferrolano en su faceta más abierta. Una hora casi de entrevista a cargo de Toño Jiménez que dio para mucho.

Una de las cuestiones que resaltó son las similitudes del Bierzo con Galicia, en cuestiones como el clima, la gastronomía o el carácter de sus gentes, motivo por el cual se siente bastante identificado con nuestra tierra, aunque admite que un entrenador tiene que adaptarse inmediatamente al sitio al que llega: "Tiene poco que ver Ferrol con Cataluña, donde estuve entrenando también, o con Calpe, pero incluso dentro de Extremadura, son bastante diferentes la zona de Plasencia, donde 'miran' mucho a Salamanca, con la de Badajoz, donde 'miran' más a Sevilla. En cualquier caso una vez que llegas a un sitio nuevo, tienes que acostumbrarte inmediatamente".

Como toda persona tiene sus inquietudes de diverso índole. En la entrevista reconoció estar desencantado con la política global, "no con la de los ayuntamientos, donde alcaldes y concejales tienen que hacer esfuerzos para poder conseguir recursos, sinó con aquella donde se toman las grandes decisiones". "Chiqui" Barros también mostró su solidaridad con la gente que vive de la minería, "tengo familia en la zona de Sama de Langreo, Mieres, Tuilla..., y conozco la situación. Cuando llegué pensaba que iba a encontrar una situación parecida y así fue".

Procediendo de otra zona que ha sufrido una dura reconversión industrial como Ferrol, añadió que "allí trabajan en un andamio reparando barcos y aquí bajo tierra, pero en ambos casos lo realmente importante es que les dejen trabajar".

"EN EL TIRSO DE MOLINA TE PROHIBÍAN JUGAR AL FÚTBOL"

Su entorno familiar fue el más propicio para llegar a vivir del baloncesto, aunque no fue el factor decisivo para que empezase a entrenar. Recuerda que su primera experiencia en los banquillos fue con 12 años, cuando un grupo de amigos se juntaron y empezaron a jugar y a entrenar por su cuenta "imitando lo que veíamos que hacían el equipo que entonces estaba en División de Honor (aún no existía la ACB). De aquella hicimos auténticas burradas", reconoce "Chiqui" Barros.

El técnico de Embutidos Pajariel Bembibre PDM aclara que su familia no tuvo que ver en su inquietud, sinó que más bien el entorno escolar y la ciudad en la que creció: "Yo estudié en el Tirso de Molina, que era al OAR, lo que es el Ramiro de Maeztu al Estudiantes. En Ferrol el deporte rey al que todo el mundo jugaba era el baloncesto y en el colegio a los deportes que nos enfocaban los frailes, eran al baloncesto y el balonmano, llegándonos a pedir que no jugásemos al fútbol".

Con el paso de los años, emprendió estudios universitarios, que no tenían que ver con el baloncesto ni el deporte y al finalizar la carrera y antes de iniciar su vida laboral, se le planteó en 1994 la posibilidad de entrenar a nivel profesional, en el CAB Coruña en la Liga EBA (entonces segunda categoría del baloncesto nacional)... Y desde entonces hasta ahora.

"EN LOS 80 SER DE LOS CÉLTIC ERA SER DE UN EQUIPO GANADOR... PERO LUEGO ESTUVIMOS 21 AÑOS SIN GANAR"

A lo largo de la entrevista también habló de su padre, Antonio Barros sénior, quien lo ha sido todo en el deporte ferrolano: "Mi padre jugó en diversos equipos de baloncesto de Ferrol, como el Bazán, pero luego también lo hizo en el fútbol y en equipos como el Arsenal de Ferrol, el CD Lugo, o el Sporting de Gijón en Segunda División. Fue además uno de los fundadores del OAR, pero al final su trabajo en los astilleros de Bazán  le obligaron a dejar su carrera como entrenador en este equipo".

Antonio Barros también desarrolló una importante trayectoria a nivel federativa, y actualmente posee la medalla de oro de la Federación Gallega de Baloncesto y de la delegación coruñesa. Tal vez la vinculación de su padre con el Sporting de Gijón es el motivo de que "Chiqui" sea aficionado de este equipo (el único equipo de fútbol del que se declara realmente aficionado), admitiendo que también le encanta el fútbol, aunque prefiere practicarlo a verlo como espectador.

Su otro gran equipo es los Boston Celtics, ironizando que quizás tenga que ver el hecho de que los principales equipos de Ferrol vistiesen verde y blanco (el OAR, el Racing, el Arsenal...). En  cualquier caso admite que es aficionado de este equipo de la NBA debido a Larry Bird, el mejor jugador blanco de la historia del baloncesto. Reconoce también que "en los 80 ser aficionado de los Celtic era fácil porque era un equipo ganador, aunque despues nos tocó sufrir, ya que estuvimos desde 1986 a 2007 si ganar un anillo".

"Chiqui" explica que siempre está pendiente de lo que hace la franquicia de la NBA y que cuando no puede ver el partido, intenta enterarse a la mañana siguiente de lo que han hecho. También recuerda que una de la mejores experiencias de su vida fue "en los dos viajes que hice a Estados Unidos puede ir a ver partidos de los Boston Celtics. Me sentí igual que un niño, lo cual no es malo porque es bueno revivir esa ilusión que tienes cuando eres pequeño y que puede parecerse a cuando estás esperando en la noche de Reyes".

"ENTRENAR MUJERES TIENE SUS DIFICULTADES, PERO SI TE GANAS A LA PLANTILLA SON MÁS SUFRIDAS Y TRABAJADORAS QUE LOS HOMBRES"

Un tema controvertido por el que fue cuestionado en esta entrevista, fue por las diferencias que encontró de dirigir vestuarios masculinos y femeninos. Y siendo injusto el generalizar, reconoce que por una parte hay determinadas situaciones en equipos de chicas que son más difíciles de gestionar y que el entrenador en ocasiones tiene que mediar.

Sin embargo, "Chiqui" Barros aclara que llevar equipos de chicas tiene una gran ventaja: "Si eres capaz de convencer y ganarte a la plantilla, son más fieles, sufridas y trabajadoras que los hombres".

Al margen de esos matices diferenciadores, al hablar de equipos en general el técnico de Bembibre explica la necesidad de tener un reciclaje continuo como entrenador buscando la mejora. Explica que desde su primera experiencia profesional en 1994, ha mejorado mucho como entrenador, no tanto por conocimientos de juego sino por lo que hay alrededor: "Por aquel entonces estaba muy preocupado por recibir formación en cuestiones como la preparación física o la nutrición. Con el paso de los años fui viendo la importancia que tiene el saber gestionar grupos".

Recuerda que hace años se hablaba de que la relación del entrenador con los jugadores debía ser "piramidal", de arriba a abajo, aunque actualmente está convencido de que debe ser "circular", donde el técnico se sitúa en el medio gestionando el grupo.

Considera que el entrenador debe tener una relación de confianza con su plantilla, pero sabiendo cuál es el lugar de cada uno: "Las jugadoras saben que me pueden llamar cuando quieran, pero debe haber una cierta distancia y que si salen de cena que salgan ellas sin que el técnico se meta en esos momentos en el grupo, lo mismo que si yo quiero tomarme una cerveza pueda hacerlo sin necesidad de mezclarme con ellas. Luego si hacen una cena y nos invitan a los entrenadores, pues encantados, pero de principio deben tener su espacio".

0 comentarios:

Publicar un comentario

Pretende ser este un espacio abierto de opinión,siempre desde el respeto. Aquellos que impliquen insultos, vejaciones, injurias, menosprecios... serán automáticamente eliminados