domingo, 6 de julio de 2014

Artículo. Los habituales problemas de las competiciones FEB durante el mes de julio

SOBRE LOS AVALES

Desde aproximadamente el año 2008, coincidiendo con el inicio de la actual crisis económica, nos encontramos con unos veranos agitados, donde la Federación Española de Baloncesto tiene dificultades para completar las competiciones que organiza, bien sea las ligas LEB, EBA o femeninas. 

Equipos que renuncian, equipos que piden vacante o los que hacen la inscripción "con la documentación incompleta". Y esta "documentación incompleta" se debe en la mayoría de casos a la falta del aval bancario. Realmente son dos avales los que se piden: uno para poder cubrir las deudas con jugadores y entrenadores  y otro para cubrir las deudas con los árbitros. De existir al finalizar la temporada, la FEB suele ejecutar dicho aval.

Ese era un trámite imprescindible en competiciones profesionales y semiprofesionales, donde también exigen a los clubes que depositen en la federación copias de los contratos para saber lo que corresponde a cada jugador en casos de ejecutar el aval, aunque muchas veces el mismo no es suficiente para cubrir todas las deudas. Más aún en los últimos años, donde la FEB ha reducido la cuantía económica exigida para dar facilidades a los clubes a la hora de inscribirse en sus competiciones (con no pocas críticas de jugadoras y jugadores), pero los problemas siguen existiendo.

UN TRÁMITE "ENGORROSO", QUE LLEVA TIEMPO, Y QUE SUPONE QUE VARIAS PERSONAS DEBEN RESPONDER CON SU PATRIMONIO EN CASO DE DEUDA

Pedir un aval no es algo sencillo como ir a un banco a solicitarlo y que te lo concedan en el momento. Esa idea hay que quitársela radicalmente de la cabeza a cualquiera que quiera inscribirse en una competición de este tipo y no sepa exactamente en qué consiste.

Para empezar, tienes dos alternativas. Una de ellas es que acudas a la Federación Española y hagas un depósito mediante un ingreso o transferencia de lo que se te exige. Es lo más rápido pero ello implica que o bien el club tenga mucho dinero en caja en ese momento, o que haya alguien detrás pudiente y que se fie del club como para darle ese dinero prestado que, si no hay deudas, recuperará pasado un año.

Sin embargo, no todo el mundo tiene 70.000 euros como para depositarlos en el momento y la mayoría acuden a la vía del aval bancario, que supone que consigas una entidad que responda en caso que tengas deudas.

Lo que a continuación voy a contar es el proceso para conseguir dos avales por valor de 25.000 euros para inscribir a un equipo en Liga EBA en el año 2007. Estamos hablando justo antes de estallar la crisis económica y con una enorme burbuja en las competiciones FEB donde se pagaban imporntantes salarios. En aquel entonces los bancos también concedían créditos y avales con una facilidad infinitamente mayor.

Por ello, lo que a continuación os voy a detallar, no lo conozco como será siete años más tarde, pero imagino que las dificultades son mucho mayores.

  • Lo primero es encontrar el banco que te ponga menos trabas para concederte un aval de estas características. Si no conoces a algún "pez gordo", debes intentar llamar a la puerta de una sucursal donde haya un director implicado, que esté pendiente del trámite y que te lo agilice, ya que la concesión depende en su mayoría de las "oficinas centrales". Si haces la solicitud, no estás pendiente como club y desde la sucursal tampoco se preocupan, la concesión del aval se puede demorar muchísimo. Más aún si se deniega y tienes que empezar todo de nuevo desde el principio.
  • El banco te exige un número mínimo de personas que respondan ante una posible ejecución del aval. Lógicamente tienen que ser personas solventes y con un trabajo de garantías. En este caso, se nos recomendó desde el banco que fuesen tres personas y lo hicieron tres directivos que tenían trabajos en esas condiciones. Tuvieron que presentar fotocopia de su nómina.
  • Vete al notario. Un trámite que te puede llevar todo el día o más aún. En primer lugar el notario debe comprobar los estatutos del club y ver si se le permite solicitar avales de estas características y luego las personas que van a responder tienen que hacer una "declaración ante notario". En muchas ocasiones la notaría reclaman documentos que no tenías previsto y eso te puede retrasar aún más el trámite.
  • El banco estudia la documentación. Una vez que lo tienes todo, vas a la sucursal y el director envía la documentación a la "central". Allí la estudian y ven los "factores de riesgo" posibles que hay  antes de responder afirmativamente o negativamente a la concesión del aval.
  • Estate muy pendiente de la tramitación del aval. Y por supuesto hazlo con suficiente antelación. Si no quieres tener sustos, hay que ser suficientemente "pesado" con el director de la sucursal y ir cada poco a ver si está pendiente y hay novedades. En nuestro caso, así lo hicimos, el director fue muy diligente y aún tardamos casi dos semanas en recibir el aval.
En definitiva, estamos hablando de una concesión de un aval muy atada desde el principio y bien asesorada por el director con el que lo consultamos. Tres personas con buenos trabajos respondiendo para pedir un aval de 25.000 euros y en algo que era un trámite, y que no tuvo sobresaltos, tardando en responder dos semanas.

No me quiero imaginar las condiciones exigidas, ni lo que se tarda en resolver el aval en las condiciones actuales. Y por supuesto, hay que estar convencidos de meterte en algo que si no funciona puede traer problemas, ya que una temporada se puede complicar si no lo tienes todo atado y en caso de ejecución del aval, a por quien va el banco es a por quienes respondieron con su patrimonio.

Mucho cuidado con meter en previsiones de ingresos capítulos como subvenciones públicas que hoy en día se tardan mucho en cobrar. Como no lleguen a tiempo corres el riesgo de que se ejecute el aval.

EL CASO DE RIVAS ECÓPOLIS

Muchos de los problemas que vemos con los equipos que no llegan a presentar los avales a tiempo se puede deber a tres factores:
  1. Equipos que lo tienen que pedir por primera vez y se confían en los plazos.
  2. Equipos que ya lo tenían y que alguno de los particulares que respondían se han querido salir y el club no encuentra ningún "sustituto".
  3. Equipos que ya lo tenían, que pretenden renovarlo en las mismas condiciones pero el banco se niega al ver más "factores de riesgo".
Nos hemos encontrado con equipos que piden prórrogas para conseguir gente que responda, o incluso los que han estado apurando los plazos buscando que alguna administración fuese avalista del club. Hoy en día es algo inviable, ya que, además, supondría una ilegalidad, aunque también se ha pretendido en algunos casos que dicha administración "mediase" para que alguien aportase el dinero en forma de depósito.

Todavía la pasada temporada hubo equipos que demoraron la publicación de calendarios en algunas competiciones alegando contactos a diverso tipo para conseguir el aval, alargando la espera hasta bien entrado agosto.

En esta ocasión, si hacemos caso a las declaraciones de José Juanas en "El Norte de Castilla", Rivas Ecópolis estaría en el tercer caso. Es decir, un equipo que tiene concedido el aval de otras temporadas, que el club espera que no haya problemas para su renovación automática, pero que finalmente el banco dice que sólo está dispuesto a avalar la mitad.

El gerente reconoce que "se enteró el miércoles", y ello quizás apuntaría a un cierto "exceso de confianza" en la renovación automática como para que se enterasen dos días antes de finalizar el plazo, que no lo tenían concedido.

Creemos que  solucionar el tema antes del día 9 es muy complicado, a no ser que llegue alguien y haga el depósito mediante ingreso / transferencia directamente a la FEB. Con todo lo que contamos antes, si se quiere que el banco conceda el aval, probablemente haya que reforzarlo con más personas o empresas dispuestas a responder, que tengan que hacer una declaración ante notario y luego esperar la decisión del banco. Y estamos hablando que hay solo tres días hábiles por delante.

Si hay una voluntad real de salir en Liga Femenina, creemos que la federación concederá la prórroga para completar la documentación,  ya que un club que ha dado "mucha vida" a la Liga Femenina merece que se espere por ellos. La cuestión es que no haya algo más que no conocemos.

TRAS EL "CASO TORREVIEJA" LA FEB ES MUY ESCRUPULOSA CON LOS AVALES

Estamos ante un tema controvertido. Por una parte los clubes piden que no "se les apriete la soga" con cuestiones como la cuantía que se exige en los avales. Pero por otro lado son las jugadoras y jugadores los que piden que no se rebaje, ya que quieren una cierta garantía de cobro en caso que se les adeude nóminas.

En cualquier caso, la Federación Española debe velar por la solvencia de los clubes que participan en sus competiciones y que cumplan con los requisitos exigidos. A la mente de quien escribe le viene a la cabeza el "Caso Torrevieja" que saltó a finales del año 2007.

Todo cuando la FEB creó la LEB Bronce, como cuarta categoría profesional del baloncesto masculino, como decisión salomónica para los clubes de EBA que querían una ampliación de la LEB Plata para acceder al balonecsto profesional, y los equipos de dicha categoría se negaban por entender que de esta forma "se devaluaría".

Muchos equipos se vieron deslumbrados por las siglas LEB y se apuntaron en una competición que luego se vio que no era rentable. Y en estas circunstancias, todo estalló con uno de los equipos participantes, Torrevieja, que decidió abandonar la competición en diciembre al adeudar varias nóminas a su plantilla.

El escándalo estalló cuando se fue a ejecutar el aval y la entidad bancaria no lo reconoció como válido. El club había presentado un documento firmado supuestamente por el director de una sucursal, pero sin sello ni membrete de dicho banco. Y el mismo había sido aceptado como válido por la federación.

Ese caso supuso que los jugadores del equipo se quedasen sin cobrar, pero destapó unas cuantas "vergüenzas" que lógicamente no deben volver a repetirse y la FEB se ha preocupado de que no vuelva a ocurrir.

UN CASO CON LOS AVALES FUE LA "PUNTILLA" DEL JT BALONCESTO PONFERRADA

Ahora la FEB suele conceder moratorias para que los equipos presenten su documentación al completo y que puedan conseguir los avales, ya que no tienen un mínimo para sus competiciones. Sin embargo, esa concesión no se tuvo con el JT Baloncesto Ponferrada en el año 1999 y ese fue el tiro de gracia para un club lastrado económicamente pero que estaba despertando mucha expectación en El Bierzo tras varios play offs de ascenso a Liga LEB (entonces solo había una) con jugadores como Pedro Rivero, Carlos Mosquera, etc.

Entonces, tampoco existían muchos precedentes de equipos que no presentasen su documentación a tiempo, y quizás hubo una cierto exceso de confianza ya que nadie se esperaba lo que iba a pasar. El equipo venía de jugar un play off histórico contra Aracena, que había juntado a casi 1500 espectadores en "La Borreca", obligando a situar varias filas de sillas supletorias en los fondos y con muchos aficionados ilusionándose y esperando a que empezase la siguiente temporada para sacar sus carnets de socio.

Por su parte, el equipo había renovado a sus jugadores más importantes y había apalabrado algunos fichajes encaminados a hacer una gran temporada para estar en lo más alto del grupo norte de Liga EBA. Sin embargo el escándalo estalló cuando la FEB publicó el listado de equipos participantes y no estaba el JT, entrando en su lugar Autocid Ford Burgos.

Los ponferradinos no habían presentado la documentación a tiempo. La renovación del aval estaba solicitada y se daba por hecha, y quizás esa seguridad hizo no dar importancia al hecho de que llegase unos días después de acabar el plazo de inscripción. Efectivamente, el aval llegaría unos días después, pero el club estaba excluído de la Liga EBA, no aceptando la federación ninguna explicación al respecto.

El JT competiría en Primera Nacional Masculina, pero el daño estaba hecho y la ilusión creada  se tornó en desencanto, perdiéndose mucha afluencia de público. Esa temporada y otras dos deambulando en Liga EBA solo serviría para aumentar más aún el agujero económico a acabar con la desaparición del club.

La decisión de la FEB fue legal y la responsabilidad fue del club. No se les puede estigmatizar, porque probablemente mucha gente también se hubiese confiado, pero también me gustaría saber que piensan o sienten los directivos de aquel club que ven como en los últimos años, verano tras verano la federación concede prórrogas, cuando no se tuvo semejante compasión con ellos.

Supongo que el romanticismo del deporte y el baloncesto no es tal, y que en baloncesto profesional la economía es lo primero, y que una de las leyes fundamentales es la de la "oferta y la demanda". Si hay demanda, se pueden permitir excluír equipos, pero si no la hay (como en los últimos años), se conceden todas las prórrogas necesarias para completar equipos hasta que no se puede esperar ya más.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Pretende ser este un espacio abierto de opinión,siempre desde el respeto. Aquellos que impliquen insultos, vejaciones, injurias, menosprecios... serán automáticamente eliminados