jueves, 3 de julio de 2014

Opinión.

LO QUE FALTABA

Hace unos días leía el siguiente tweet en la cuenta de uno de los más reconocidos periodistas deportivos de este país, Ramón Trecet: "El cierre de Teledeporte es, entre otras cosas, el fin del ciclo 92: sitúa al deporte olímpico español de vuelta a la edad de piedra".

Llevamos años presumiendo de los éxitos del deporte español, pero muy localizado en lo más mediático, principalmente fútbol, baloncesto, en cierta forma el balonmano y a nivel individual principalmente Rafa Nadal, Alberto Contador, los pilotos de motociclismo, y poco más. De esos deportistas que cada cuatro años parecen que salen de la nada y que consiguen medallas en las olimpiadas, después pocos se acuerdan.

Es lamentable leer noticias sobre piragüistas como David Cal, Saúl Craviotto, etc., que han dado muchas alegrías al deporte de este país han tenido incluso que costearse los desplazamientos para ir a competiciones internacionales. Y en esta coyuntura, el baloncesto femenino, no nos olvidemos, está volviendo a tener estructuras de deporte "aficionado". No se preocupen, lo explico unas líneas abajo.

MENOS PATROCINADORES, MENOS EQUIPOS, FUGA DE JUGADORAS Y AHORA POSIBLE FALTA DE UN IMPORTANTE MEDIO DE DIFUSIÓN

Con la crisis económica, salvo los grandes deportes y sobre todo ligas con estructuras profesionales, el resto ha recibido un golpe mortal de necesidad. Hace unas semanas, probablemente la voz más autorizada en este asunto por todos los años que lleva entrenando en la máxima categoría del baloncesto femenino, "Mingo" Díaz,  reconocía que la liga estaba viviendo un retroceso de 30 años, que le recordaba a cuando él empezaba a entrenar.

Tenemos ejemplos preocupantes en otros deportes. En el balonmano masculino había una liga atractiva con los equipos más potentes en Europa como el Barcelona, Ciudad Real, San Antonio y Ademar León. A día de hoy, dos de ellos han desaparecido, el Ademar ha tenido varios importantes "tijeretazos" en su presupuesto y la competición se ha convertido en una dictadura del Barça. Ello ha incidido en una disminución del interés que despierta la Liga Asobal y que, salvo los blaugranas, el resto de equipos no pueda aspirar a tener jugadores interesantes y emigren a otras ligas.

Desgraciadamente, esta situación se está viviendo en la Liga Femenina, que hace no tanto algunos de sus clubes se convirtieron en campeones de la Euroliga como Perfumerías Avenida y Ros Casares. En el caso salmantino, a las mejores jugadoras como Sancho Lyttle, Silvia Domínguez y Alba Torrens les llovieron ofertas contra las que el club charro no pudo competir, y en el de Ros Casares, una vez que se cumplió el objetivo, a las pocas semanas se anunció la desaparición del club,

La Liga Femenina ha sufrido los rigores de la crisis. Hace diez años era una liga plenamente profesional, con grandes equipos como Ros Casares, UB Barcelona, Avenida, Hondarribia, San José, Mann Filter, etc. La competición tenía más duración y la copa de la Reina era de ocho equipos con una mayor repercusión mediática.

Poco a poco varios equipos se fueron metiendo en un ritmo de endeudamiento peligroso y fueron desapareciendo, quedando solo el Avenida de la lista anterior. En los últimos años, hay que agradecer a Rivas Ecópolis el crecimiento  que ha tenido como club hasta el punto de competir de tú a tú con las salmantinas y mantener el interés de la competición en esta liga.

Las informaciones que llegan son de que las madrileñas van a reducir su presupuesto hasta los 400.000 euros, teniendo que renunciar a la Euroliga. Es una cuantía superior a la de la gran mayoría de equipos de LF, pero a años luz de Avenida. De momento Eldebrink y Nichols ya se van al extranjero y vamos a ver si pueden retener a las jugadoras que por contrato quedan liberadas si el equipo no juega competiciones europeas.

Uno que escribe tiene el "temor" de que la Liga Femenina se asemeje a la Asobal en el dominio absoluto de un equipo y que ello pueda repercutir en un menor interés de la competición. Y por encima de todo, probablemente alguno se asustaría más cuando el pasado lunes, el presidente de Perfumerías Avenida, Jorge Recio, reconoció que pensó en abandonar el club (tambien es el principal patrocinador) dolido con el trato de buena parte de la prensa y la federación española y castellano leonesa tras los incidentes ocurridos en el primer partido de la final de la Liga Femenina. No hace falta decir, que por equipo, pero también afición (3000 espectadores por partido) la ausencia del Avenida sería un golpe ya mortal para la liga.

Desde hace tres años estamos asistiendo a una fuga de las jugadoras más importantes y varios entrenadores a otros destinos, principalmente Rusia y Turquía, pero también otras ligas como las croatas, húngara o italiana. Casi todos estos países no tienen una situación económica mucho mejor que la española, por lo que hay que plantearse por qué sus ligas son más atractivas para que emigren desde nuestro país.

Luego, muchas de las jugadoras más prometedoras están iniciando el camino de jugar en ligas universitarias de los estados unidos, pensando ya también en su formación académica y profesional. El hecho de que vayan becadas, y puedan compatibilizar estudios y baloncesto, además de mejorar en un idioma es muy atractivo y hace que nos perdamos en España el proceso de formación de grandes jugadoras como Leticia Romero.

Esto ha facilitado que haya muchas jugadoras que después de desarrollar muchos años de carrera en Liga Femenina 2, en las últimas temporadas han tenido su oportunidad  e incluso se han convertido en jugadoras importantes en la máxima categoría. Y también se ha incidido en la apuesta por la cantera y por fichar promesas jóvenes.

Es indudable que se ha perdido en profesionalización. Algunos equipos los siguen siendo al cien por cien, pero otros muchos tienen que dedicar sus esfuerzos en unas pocas jugadoras referentes, o dar sueldos que permitan a las jugadoras "vivir" pero sin las cantidades que antes se manejaba, o en muchos casos dar una cierta compensación económica para jugadoras que lo compatibilizan con sus estudios o, en otros casos se recurre a jugadoras de la cantera cuyo coste es mínimo.

En definitiva, la Liga Femenina está pasando un bache cada vez mayor en la economía de sus clubes, ya la duración es corta (seis meses) pensando en el coste de plantillas que se incorporan el 1 de septiembre en la mayoría de los casos para hacer la pretemporada y que el 31 de marzo acaban sus contratos. Pero hay otras decisiones federativas como la de mantener la Copa de la Reina de cuatro equipos o unos play off sólo desde semifinales y al mejor de tres partidos que no son las mejores decisiones para su difusion.

Y si encima de todo, ahora se pierde el poderoso arma que suponía la difusión a través de Teledeporte, estamos hablando de otro importante golpe para equipos que intentaban esgrimir argumentos como éste para captar patrocinios. 

Si queremos tener una competición importante debemos poner todos de nuestra parte y probablemente hacer una "gran sentada" para ver qué se puede hacer: Jugadoras, clubes, federaciones, pero también instituciones que son más necesarias en deportes como el baloncesto femenino y no sólo en cuanto a aportación económica se refiere sinó también en cuestiones como la difusión.

Desde la FEB algo se está haciendo e ideas como el pasado "Desafío LF-LF" son buenas para intentar mejorar en la difusión del producto, pero hay que seguir adelante.

Rubén Fernández Sánchez
(Responsable de "Bierzobasket")

0 comentarios:

Publicar un comentario

Pretende ser este un espacio abierto de opinión,siempre desde el respeto. Aquellos que impliquen insultos, vejaciones, injurias, menosprecios... serán automáticamente eliminados