lunes, 18 de agosto de 2014

Análisis equipo de Liga Femenina: Universitario de Ferrol

INVITADOS A LA FIESTA

EL UNIVERSITARIO DE FERROL REGRESA A LA MÁXIMA CATEGORÍA TRAS SU BREVE PASO HACE NUEVE AÑOS

Concluímos el repaso a los equipos que estarán la próxima temporada en Liga Femenina con el Universitario de Ferrol, la "sorpresa" de última hora en cuanto a los inscritos se refiere, ya que se conoció a última hora que la escuadra departamental iba a ocupar una vacante. Pocos se lo imaginaban y de hecho se fraguó al poco de cerrarse el plazo, debido a las gestiones de la FEB, que tras conocer las renuncias de Burgos y Alcobendas "tiró de lista de reserva" y encontró al equipo de la localidad departamental, quinto en la clasificación global de la pasada temporada en Liga Femenina 2.

El Universitario aceptó la oferta y se puso a trabajar inmediatamente para cumplir con los requisitos, como la presentación del aval, dentro de la moratoria dada. El club llega después de años estando en la "clase alta" de la categoría de plata, acumulando varias participaciones en fases de ascenso y después de haber jugado la Liga Femenina hace nueve temporadas, en una plantilla donde jugaba la actual segunda entrenadora de Bembibre, Raquel Álvarez. 

Las ferrolanas regresan a la élite y con ellas la representación de una región clásica en la competición como es Galicia.

UNO DE LOS "FUNDADORES" DE LA LIGA FEMENINA 2 QUE LLEGÓ A LA ÉLITE EN EL 2005

La historia del Universitario de Ferrol va íntima ligada a la Liga Femenina 2. El club fue fundado en los años 90, y desde que se creó la categoría, fue uno de los equipos decanos en el año 2001, abandonándola solo cuando ascendieron.

En los primeros años, el Uni fue un equipo que estuvo en la zona media de la clasificación, con jugadoras que posteriormente tuvieron una larga trayectoria en equipos gallegos como Olga Federova y Elena Sánchez. 

Clave en el crecimiento del equipo en los primeros años fue su entrenador, Miguel Maseda, quien después de años entrenando al Oar Ferrol en competiciones masculinas como la LEB, dirigió al equipo en su época más exitosa.

En la campaña 2003-04 ya se quedaron a las puertas de jugar los Play Off por el ascenso, donde se clasificaban los cuatro primeros y acabaron en el quinto lugar, empatados a victorias y derrotas con las terceras y cuartas (Adba y Arxil). Sin embargo, el premio del ascenso llegó en la siguiente oportunidad.

El equipo se reforzó con la llegada de las portuguesas Sofía Ramalho y Carla Freitas, además de la americana Jennifer Butler, que dio un gran rendimiento al equipo, además de otra jugadora gallega formada en el Celta como María Vilouta. Ellas, junto a Elena Sánchez fueron claves en una exitosa temporada donde también tuvo protagonismo la actual segunda entrenadora de Bembibre, Raquel Álvarez.

El grupo "A" se convirtió en un mano a mano con Rivas Futura dejando al resto de conjuntos a larga distancia. Finalmente, el Universitario acabó la liga regular en el segundo puesto, por detrás de las madrileñas y le tocó sufrir en la primera eliminatoria de cuartos de final contra Viladecans, ya que perdieron el primer partido en casa y tuvieron que remontar la serie, ganando en tierras catalanas el segundo encuentro y resolver en Ferrol.

El ascenso se decidiría en semifinales contra Sóller, equipo que llevaba años buscándolo y que llegaría temporadas después a la máxima categoría. El factor cancha era para las mallorquinas, quienes vencían con amplitud el primer encuentro por 78-64. En Esteiro, el Universitario igualaba la eliminatoria en un partido cómodo donde se impusieron por 95-78 y en el choque definitivo en Sóller, las gallegas se imponían de forma agónica por 67-69 consiguiendo el ascenso.

En el honorífico partido por el título, disputado por los dos equipos que ascendieron, el Universitario vencería por 61-60 a Cadi La Seu. 

Quizá el ascenso llegó pronto para el Universitario de Ferrol, que militó en una de las mejores Ligas Femeninas de la historia en la temporada 2005-06, donde militaban equipos como UB Barcelona, Perfumerías Avenida, Ros Casares, San José, etc. El equipo mantuvo a buena parte del bloque del ascenso, perdiendo a Carla Freitas y Jenniffer Butler y apostando por jugadoras extranjeras como Rodionova, Vrantcheva, o las americanas Asley Battle o Jesica Moore.

El equipo entraría pronto en zona de descenso y, aunque no se llegó a descolgar excesivamente, no pudo competir por la permanencia y acabó la liga en la última posición, descendiendo los dos euqipos que había llegado la temporada anterior, ya que La Seu también bajaba a LF2.

TRAYECTORIA DESCENDENTE EN LAS ÚLTIMAS TEMPORADAS DE MIGUEL MASEDA AL FRENTE DEL UNIVERSITARIO DE LF2

Para la temporada 2006-07 el Universitario de Ferrol regresaba a la categoría de plata con el cartel de favorito para volver a ascender y quedaba claro que la escuadra departamental lo iba a intentar.  Se mantenía a parte del bloque del año anterior con Sofía Ramalho, Elena Sánchez, Elvira Fernández y Raquel Álvarez, incorporándose a Roser Martínez (hermana gemela de Nuria Martínez)  y la americana Danielle Crockom.

Con estos ingredientes, el equipo de Miguel Maseda se lo tuvo que "trabajar" ya que la igualdad era máxima en la zona alta de la clasificación del grupo "A" y la lucha fue encarnizada con Badajoz, Zamarat, Adba y Canoe por una de las plazas para la fase de ascenso (que ya se disputaba en el formato actual). Finalmente el Universitario conseguía la segunda posición a una victoria del líder, Agencia Serrano de Badajoz,  y empatadas con las terceras (Adba) y cuartas (Zamora).

El evento se disputaba en La Seu d'Urgell, cuyo equipo también buscaba el regreso a la máxima competición. En la liguilla, el Universitario comenzaba imponiéndose al Adba por 76-69, para caer en la segunda jornada ante el anfitrión, Cadi, por 62-71. En la última jornada, podía permitirse hasta una derrota por poco margen ante un Olesa que no conocía la victoria, para acceder al partido final.

Sin embargo, llegó la hecatombe en una desastrosa segunda parte ante un equipo que entonces entrenaba el actual seleccionador femenino, Lucas Mondelo, y acabó perdiendo por un 91-74 que le dejaba fuera del partido por el ascenso, siendo una decepción ya que quien más y quien menos daba al equipo ferrolano como un fijo.

Ello fue el inicio de un declive que se prolongó en la siguiente temporada y donde el Universitario hizo la peor temporada. Jugadoras claves en las anteriores temporadas, como Elena Sánchez (en el mercado invernal fichaba por Pío XII) y Sofía Ramalho, abandonaban el club, y en cambio llegaban otras como Sarah Crooks, una Devon Campbel que militaría posteriormente en Bembibre o la holandesa Tanya Broring, quien las últimas temporadas estuvo en Conquero.También llegaba la base senegalesa Fatou Dieng, que se convirtió en una de las más importantes de la plantilla.

Una plantilla que probablemente hoy en día sería muy competitiva en Liga Femenina 2, pero que pronto se descolgó en la clasificación del grupo "A", y que estuvo buena parte de la temporada en "zona de nadie" sin alicientes competitivos. Finalmente se acabó en un decepcionante décimo puesto, con un balance de 10 victorias y 16 derrotas, y la marcha al término de la temporada de su entrenador Miguel Maseda.

LA ETAPA DE "CHIQUI" BARROS CON EL REGRESO A LA FASE DE ASCENSO

La temporada 2008-09 supuso el inicio de un nuevo ciclo liderado en el banquillo por "Chiqui" Barros. Para el actual entrenador de Bembibre suponía su primera experiencia en baloncesto femenino después de años dirigiendo a equipos de EBA y LEB y lo hacía en el equipo de su ciudad.

El proyecto se inició sin hacer mucho ruido, con una plantilla corta pero donde se acertó en los fichajes, cambiando a buena parte de las jugadoras y quedándose como base Fatou Dieng. Como jugadora franquicia del proyecto llegaba "Toch" Sarr, algo que sentó mal en Bembibre ya que había estado las dos anteriores campañas en el equipo y en la última se le había respetado el contrato a pesar que se la pasó en blanco debido a su embarazo. La jugadora abandonaba El Bierzo por una oferta más atractiva y acabó haciendo una gran temporada.

Además llegaban como aleros una Raquel Asensio que venía de varias temporadas militando en Pabellón Ourense y la joven vitoriana Marta Tudanca. Y para acompañar a "Toch" en la pintura se fichaba a la gallega Iria Villar, que procedía de Extrugasa de Liga Femenina. estas fueron las cinco jugadoras que formaban el claro cinco inicial del equipo y a las que más recurrió "Chiqui" Barros, aunque también entraba como "sexta" Denisa Svarova.

Todas dieron un gran rendimiento y las lesiones les respetaron, con lo que poco a poco un equipo que no se marcaba grandes retos se vio de lleno en la lucha por meterse en la fase de ascenso con proyectos mucho más ambiciosos como los de Badajoz, Zamora, Burgos, Canoe o Pío XII. La igualdad fue máxima y las ferrolanas estuvieron a gran nivel en el tramo final de la liga, que coincidió con el bajón experimentado por Pío XII o la caída en picado de Badajoz. Al final el Universitario lograba la clasificación para la fase de ascenso como cuarto clasificado, por detrás de Burgos, Canoe y Zamora.

Esa temporada se disputaba el evento en Badajoz, en la edición más extraña ya que el anfitrión no se clasificaba y se disputó en una cancha prácticamente vacía en los partidos. El Universitario quedó encuadrado en un grupo muy duro, donde estaban como rivales Burgos y Obenasa Navarra, para quienes el ascenso era una obligación.

Y cualquier opción se puso muy cuesta arriba, cuando en el primer partido perdieron contra Viladecans por 72-70. En el segundo encuentro estuvieron muy cerca de dar la sorpresa y dominaron casi todo el partido al Arranz Jopisa Burgos, aunque finalmente cedían por 74-72, quedando eliminadas y siendo intrascendente el último ante Navarra que se perdió con gran amplitud.

El gran rendimiento de Universitario de Ferrol supuso que varias de sus jugadoras llamasen la atención de otros conjuntos y así "Toch" Sarr emprendia su marcha con destino a San Sebastián y Raquel Asensio hacia Lugo, tampoco seguían Fatou Dieng ni Iria Villar, quedando únicamente como jugadora de "cinco inicial" Marta Tudanca. 

El equipo se rearmó con una pareja interior de las mejores de la liga, Kate Mills y Brittanny Miller (quien volvería a coincidir con "Chiqui" Barros en Bembibre) y el regreso de Carla Ramos al equipo. Llegaba también al juego interior Miren Agirregoikoa y jugadoras que estaban como Marta Diaz Pache y Laura Adere asumían un protagonismo mayor, completando el capítulo de fichajes la eslovena Natasa Radulovic, procedente del Ensino.

Un bloque probablemente con una profundidad de banquillo mayor pero que tuvo el peso de lo conseguido la temporada anterior. Seguía habiendo equipos con proyectos muy poderosos en lo económico (Burgos, Cortegada, Pío XII, Zamora) y muchos aspirantes queriendo llegar, entre ellos Bembibre.

El conjunto gallego se mostró competitivo y jugadoras como Mills brillaron en el equipo, aunque a lo largo de la segunda vuelta pronto se vieron lejos de los cuatro primeros puestos de la clasificación, a pesar de lo cual siguieron dando la cara y finalizaron en el octavo lugar con un balance de 16 triunfos y 12 derrotas.

DOS TEMPORADAS MÁS SIN EL PREMIO DE LA FASE

"Chiqui" Barros abandonaba Universitario de Ferrol para fichar por Bembibre y el club apostaba por un técnico de la casa, Ignacio Pita, pero con una plantilla más ambiciosa para la temporada 2010-11, a pesar que se daban nuevamente muchos cambios.

Como jugadora referente sólo quedaba Marta Tudanca. Y en el capítulo de fichajes destacaba la llegada al puesto de base de una jugadora con una larga trayectoria en Liga Femenina como Anna Gómez (actualmente en Bembibre), además de los refuerzos en el juego interior de Breanne Wilson, Selma Delibasic y la gaditana Bea Sánchez (quien también jugaría en tierras bercianas) y con Jasmine Player como máxima anotadora del equipo en el puesto del alero. También se contaba con una de las más firmes promesas del baloncesto gallego como Marina Feijoo.

Una plantilla de garantías para competir en LF2 y que estuvo siempre en el grupo de aspirantes a meterse en la fase de ascenso, aunque a lo largo de la segunda vuelta acabó descolgándose y quedándose sin opciones ante el corte que se producía por arriba con Zamora, Bembibre, Adba, Burgos y Aguere. Finalmente se acababa la liga en el sexto puesto.

Y así llegamos a la campaña 2011-12, donde jugar la fase de ascenso se convertía en un objetivo claro, aunque no se dijese de puertas para fuera. Prueba de ello fue el hecho de fichar a Jacinto Carbajal como entrenador y acabar destituyéndolo al poco de comenzar la liga por no darse los resultados esperados. Le acabaría sustituyendo su entonces segundo entrenador, Lino López, ex jugador de Oar Ferrol y que además era conocido por integrar una agencia de representación. Actualmente sigue siendo el técnico del equipo y quien estará en el banquillo esta temporada en Liga Femenina.

La plantilla era remodelada y perdía a Bea Sánchez y Marta Tudanca, quienes fichaban por Bembibre, pero en cambio recuperaban a Raquel Asensio. El equipo incorporaba a un competente juego interior con Heta Korpivara, Carrie Snikers y Todorova, y a una exterior que dio un buen rendimiento como fue Elisabeth Repella. Para el puesto de base se apostó por una joven promesa como Cristina Pedrals, quien creció de forma importante a lo largo de la temporada y se alternó con Marina Feijoo.

El equipo empezó mal y acumuló un lastre del que le costó reponerse. Sin embargo, se vio con opciones a lo largo de la segunda vuelta de aspirar a la cuarta plaza del grupo "A" donde hubo una lucha encarnizada con el Ensino de Lugo, que acabaría por conseguirla, ya que el Universitario acabó ceder partidos en el tramo definitivo de la competición, finalizando en el quinto puesto la temporada.

A UNA CANASTA DE LA FINAL

El proyecto de la temporada 2012-13 tuvo una base de continuidad con las renovaciones de Raquel Asensio, Cristina Pedrals y Marina Feijoo. Como incorporaciones, llegaban la jamaicana Tajay Ashmeade, quien acabaría siendo de las mejores del equipo y la americana Olivia Lett como jugadoras más determinantes, además de la joven Saray Calvo, quien había estado las dos anteriores campañas en Bembibre.

En el mercado invernal, el equipo también fichó a una Kate Mills que regresaba al Universitario y que daba el salto de calidad al equipo. Las ferrolanas se asentaron en la zona alta de la clasificación demostrando que eran claras candidatas a jugar la fase de ascenso de nuevo y tras lo conseguido cuatro años antes por "Chiqui" Barros.

Finalmente acababan la fase regular en el tercer puesto, tras competir durante buena parte de la temporada por el primer lugar con Cortegada y Al Qazeres, aunque en la fase de ascenso partirían como segundas, ya que el equipo de Vilagarcía de Arousa renunciaría a la participación por motivos económicos.

En el evento disputado en tierras extremeñas, comenzaron su participación cayendo ante una Universidad del País Vasco que llegaba como gran favorito al ascenso aunque le compitió casi todo el partido, pero perdió por 79-72. En el segundo partido, tenía un duelo gallego con el Ensino de Lugo que sacaron adelante por 62-74.

Con todo, en el último encuentro contra Ibaizábal estaba una plaza en juego para disputar el partido final por el ascenso. El partido fue agónico y hubo que recurrir a una prórroga para que finalmente la escuadra de Galdákano se impusiese por 72-70, haciendo inútiles los 25 puntos conseguidos por Raquel Asensio y suponiendo un duro golpe para el Universitario. Curiosamente, el equipo vizcaíno sería uno de los ascendidos a Liga Femenina.

UN MAL PARTIDO CONTRA ALCOBENDAS EMBORRONA UNA TEMPORADA MAGNÍFICA

Llegamos a la pasada temporada, donde el equipo tenía sensibles bajas como la de Kate Mills o la de Raquel Asensio, en ese caso debido a su embarazo. Sin embargo, continuaba la apuesta por su joven base Cristina Pedrals, quien había hecho dos buenas temporadas, y regresaban de Bembibre dos jugadoras importantes como Marta Tudanca y Bea Sánchez, llamadas a ser fudamentales en el proyecto.

Se apostaba por dos jóvenes exteriores catalanas como Itziar Llobet y Mireia Vila, y el juego interior se reforzaba con la americana Ashley Arlen y una jugadora muy conocida por militar en equipos gallegos como Lucía Méndez.

Con estos retoques, la temporada del equipo entrenado por Lino López fue sencillamente brillante en su fase regular, donde el grupo "A" se convirtió en una lucha encarnizada con Al Qázeres y Ensino de Lugo por el liderato que, no obstante, conservó el equipo ferrolano durante toda la liga, en la que solo cedió dos encuentros.

Las ferrolanas llegaban a la fase de ascenso de Logroño en un gran momento de forma y como claras favoritas al ascenso, sabiendo que Campus Promete y Alcobendas iban a ser duros rivales en su grupo. En cualquier caso, hizo los deberes en la primera jornada, consiguiendo un aplastante 77-45 ante el Adba de Avilés que se había clasificado en la fase como cuarto del grupo "A".

Pero llegó el fatídico partido de la segunda jornada contra Alcobendas, donde antes del descanso las madrileñas abrieron hueco, y aunque el Universitario intentó reaccionar, el último periodo fue fatal para los intereses ferrolanos, ya que además de perder, se hacía con amplitud por 18 puntos (72-54), sufriendo el gran partido de Allison Feaster e Irene Salgado.

Ello obligaba en la última jornada a ganar por 19 puntos al anfitrión Campus Promete para clasificarse para el partido final. La primera premisa se cumplió, ya que las gallegas llevaron la iniciativa durante casi todo el encuentro y se acabó ganando por 78-74, pero la losa era tan enorme que, aunque se intentó hasta el final, no hubo opciones reales de conseguir el milagro.

El Universitario se quedaba fuera, después de una gran temporada, por culpa de un mal partido.

PLANTILLA AÚN EN CONSTRUCCIÓN

Sin conocer noticias del Universitario de Ferrol, en julio nos llevamos la sorpresa de que ocupaba vacante en Liga Femenina. A lo largo del mes la prioridad del club fue conseguir el aval necesario de 70.000 euros para inscribirse y a partir de ahí han llegado algunas noticias sobre su plantilla, aunque aún queda mucho por hacer.

No obstante, parte de su columna vertebral está formada con las renovaciones de Bea Sánchez, y las jóvenes Cristina Pedrals, Itziar Llovet y Mireia Vila. Mientras, tendrá la baja de Marta Tudanca, quien ha fichado por Cáceres, y Saray Calvo, quien continuará jugando en LF 2.

Por el momento, el club ha confirmado únicamente el fichaje de una ala pívot americana de 22 años procedente de la liga universitaria, Denesha Stallworth, quien está llamada a ser una de las importantes de la plantilla. Esperamos más noticias de un equipo cuyo principal objetivo pasa por la permanencia para esta temporada en la que regresa a Liga Femenina.

Foto: www.uniferrol.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Pretende ser este un espacio abierto de opinión,siempre desde el respeto. Aquellos que impliquen insultos, vejaciones, injurias, menosprecios... serán automáticamente eliminados